mercredi 16 juillet 2014

Dentellada Nº 146-¡Vamos a la playa… de Gaza!

Digámoslo de entrada: vomitamos desde hace mucho tiempo la Única Democracia del Medio Oriente. Este chancro monstruoso plantado en el pecho del mundo árabe es el florete más horrible de paquetes de regalos enviados en ráfagas por el Occidente democrático al Oriente atrasado, desde hace más de dos siglos, cuando Napoleón el Pequeño Caporal hizo que su caballo aplastara un ejemplar del Corán en el recinto de la mezquita El Azhar. Los palestinos pagan desde hace 67 años un delito del que son inocentes. El Gran Muftí de Jerusalén pudo haber tenido la tentación de aliarse con Hitler para combatir la Pérfida Albión y sus secuaces sionistas, pero no ha, que se sepa, tenido nada que ver con el Holocausto de los judíos de Europa.

Un día se le pidió a un soldado israelí estacionado en uno de los famosos y siniestros check-points  (puestos de control) cómo hacía para distinguir  un judío de un árabe. "Es muy sencillo, los palestinos tienen una mirada de judíos perseguidos."

La historia del Estado judío es la de una larga operación «Noche y Niebla » que al parecer deberá durar eternamente. Pero todo tiene un fin, tanto los Imperios como sus chancros. Pasemos al capítulo actual de esta operación.

Tardó siete días y siete noches, 180 palestinos muertos, más de 500 anti-misiles sionistas a 100.000 dólares cada uno para destruir los cohetes gazauís y sobre todo, el fin del Mundial, para que «el mundo» comience a reaccionar, abajo y arriba. Reacciones algo extrañas.

Arriba el premio gordo lo ganó François Hollande - a todo Señor todo honor, en la mañana siguiente de un 14 de julio híper-militarista que no tuvo nada que ver con los  « sans-culottes» y las mujeres de los suburbios del 89: « No voy a decir aquí somos proisraelí o propalestino, estamos por la paz. Porque la situación en Oriente Próximo puede ser explosiva […]  No puede haber derivas y  desbordamientos, intrusión o la voluntad de intrusión  en los lugares de culto, ya sean sinagogas como ocurrió ayer (domingo), pero voy a decir lo mismo de mezquitas, iglesias, templos […] El antisemitismo no puede ser utilizado porque hay un conflicto entre Israel y Palestina […] Francia quiere un estado palestino al lado de Israel. Es nuestra posición constante, no va a cambiar. » (Entrevista del 14 de julio 2014*) No vamos a insultar a nuestros lectores haciendo un análisis de estas frases patéticas, no merecen ningún comentario. Simplemente ellas machacan  a nivel muy bajo la vulgata dominante de Washington a Estocolmo, con los principales accionistas del Banco Mundial y sus  sigüíes.

Casi al mismo tiempo, en la misma dulce Francia, la gendarmería de Artix, en los Pirineos Atlánticos procedió a retirar una sábana blanca colgada en un puente con una inscripción en letras negras, «Israel asesino». Una investigación judicial está en curso para encontrar a los autores de ese acto. Y si los encuentran, ¿serán inculpados? ¿Y de qué, por favor? ¿De delito de antisemitismo probablemente? Estaríamos tentados a reírnos a carcajadas hasta desgarrarnos la garganta si las cosas no fueran tan trágicas, y a escala planetaria.

Abajo, la situación es un tanto paradójica: mientras que la opinión difusa de los ciudadanos de base de Europa, América y la cuenca mediterránea está mayoritariamente hoy más que nunca hastiada del sionismo agresivo, los movimientos de solidaridad con el pueblo palestino parecen haberse derretido como la mantequilla al sol. Esto está sin duda vinculado a la crisis generalizada de las formas tradicionales de activismo heredadas del siglo XX, pero hay otras razones más precisas. El ejemplo que quisieron hacer los sionistas matando a diez activistas turcos desarmados a bordo del Mavi Mármara tuvo los efectos previstos. Simplemente se sembró el terror entre todos aquellos que hubieran estado tentados a participar en la vía de una solidaridad física, concreta, al ir sin armas al campo de batalla. ¿Dónde están las flotillas para la franja de Gaza? Por otra parte el chantaje macizo al antisemitismo de los dirigentes sionistas, secundado servilmente por la mayoría de los poderes establecidos, tuvo que enfriar muchos ardores. Y por último, los movimientos de solidaridad, se encontraron en muchos países, caporalizados  por estos extraños personajes que son los « Judíos antisionistas». En síntesis, parece que los únicos autorizados a criticar – moderadamente – el Estado judío, son los judíos o aquellos que les declaran su lealtad. Por nuestra parte, apoyamos a los palestinos no porque son árabes, musulmanes o cristianos sino porque se les priva de sus derechos naturales.

Y no somos hostiles a Israel porque es un Estado judío, sino porque es un Estado que no cumple con los criterios de un Estado de derecho. Si los palestinos fueran judíos e Israel un Estado budista que los sometiera al mismo tratamiento, nuestra posición seria la misma.

Razonemos un poco sobre los acontecimientos que acaban de celebrarse consecutivamente.

3 adolescentes salen de una discoteca y desaparecen una noche. Esto ocurre todos los sábados por la noche en todos los rincones del mundo. ¿Fueron víctimas de vendedores de hachís o de crack con quienes tenían una factura vencida? ¿O sátiros aficionados de carne fresca? ¿O una banda de matones rusos, georgianos, drusos o de otro tipo? El problema es que los adolescentes no sólo son judíos, sino israelís y pertenecen a familias de colonos que ocupan ilegalmente tierras que no les pertenecen. Y como muchos hijos de los colonos, estudian en una yeshivá, una escuela religiosa, probablemente porque no hay otra posibilidad en el lugar que ellos ocupan. Hasta es posible que no sean más religiosos que los calcetines de Wolfowitz. Es así que se dispara la máquina de propaganda, « 3 estudiantes de yeshivá secuestrados en Cisjordania». Obviamente, ellos solo pueden haber sido secuestrados por palestinos. Se nos dijo, que sus cadáveres habían sido encontrados algunos días más tarde. Para los gánsteres que dirigen el Estado judío, no hay la menor duda: ¡este horrible acto solo pudo haber sido cometido por Hamas! Si se lo dicen es porque es cierto, circulen, no hay nada más que ver. En más de 60 años de resistencia armada palestina, los grupos que la han constituido siempre han reivindicado sus actos. ¿Por qué ningún grupo ha reivindicado éste? ¿Qué interés Hamas, compuesto por personas que tienen cerebro, habría tenido para matar tres jóvenes en una fase más que delicada en la que intenta vanamente de hacer frente común con el lamentable Fatah de Mahmoud Abbas en negociaciones cada vez más improbables, mientras que Netanyahu pregona que su línea de defensa contra el Estado islámico se encuentra al borde del Jordán? Se puede pensar lo que se quiera de Hamas, salvo que son cretinos.El estado judío - término horrible como hubo pocos, pero es este el que utilizan sus operadores - perderá la nueva «batalla» de Gaza como se perdió la guerra del Líbano en 2006. Si continúa empeñado en negarse a disolver su sistema nefasto para salvar a los seres humanos sobre los que reina, se estrellara la cabeza contra el muro que él construyó, «cúpula de hierro» incluida.

Para concluir, un chiste judío, tal como se narra en Tel Aviv:

«Un judío israelí optimista aprende el árabe/Un judío israelí pesimista aprende el inglés/ Un judío israelí realista aprende a nadar».

Se acerca el mes de agosto. ¿Vamos a la playa de Gaza?

Ayman El Kayman, aligatórido vegetariano que evita así los rompecabezas de lo lícito y de lo ilícito ¡


Feliz semana, a pesar de todo!
¡Qué la Fuerza del espíritu este con usted!
…¡y hasta la semana próxima!
* « El Presidente de la República tuvo esta tarde una entrevista telefónica con el Primer ministro israelí Benyamin NETANYAHU. Le expresó la solidaridad  de Francia frente a los tiros de cohetes procedentes de la franja de Gaza. Le recordó que Francia condena firmemente estas agresiones. Corresponde al gobernó israelí tomar todas las medidas para proteger a su población frente a las amenazas. El Presidente de la República recuerda la necesidad de prevenir la escalada de las violencias. » (Comunicado del Eliseo, 9 de julio de 2014)

 
Enregistrer un commentaire